viernes, 25 de mayo de 2012

Kimba, el león blanco




Creada por el maestro de maestros Osamu Tezuka con el título original de Janguru Taitei, esta serie contaba la historia de Kimba, un cachorro de león que quiere regresar a su tierra en África para tomar el puesto de su padre, que fue asesinado por un cazador. Su mensaje era claramente ecologista y un canto a la convivencia del ser humano con los animales y la naturaleza. Serializad en 1950 por Tezuka en el semanario japonés Manga Shonen, en 1965 el mismo autor crea la serie televisiva y un año después un largometraje con el mismo título. La película obtiene el León de San Marco (un premio muy apropiado, ¿no?) en la XIX Muestra del Cine para Jóvenes de Venecia.

Kimba, el león blanco fue la primera serie de animación japonesa que se emitió en España, a partir de 1968, cuando nadie aún conocía la definición anime y las únicas mangas que había eran las de las camisas. Originalmente los episodios estaban realizados en color, pero por aquel entonces y por estas tierras ni siquiera Franco tenía tele en colores. La serie fue emitida con doblaje latinoamericano, al igual que la mayoría de las series extranjeras que se emitían, fuesen de animación o no.
La serie tuvo un gran éxito internacional, pero en España pasó un poco de puntillas. Lo cierto es que aquí nunca se ha vuelto a proyectar ninguna serie del gran Tezuka, ni siquiera retrospectivamente, y eso es algo que me tiene perplejo. Ni siquiera Astroboy.
Una de las muchas comparativas Tezuka/Disney
que podemos ver en internet
Mucho se ha escrito sobre el acuse de plagio de esta serie por parte de Disney con su película El Rey León (1994). Las similitudes son evidentes, pero en Disney no dieron su brazo a torcer y tuvieron la poca vergüenza de decir que ni siquiera conocían la serie, cuando es sabido que en los años sesenta el propio Walt Disney entabló amistad con Tezuka y charlaron de sus obras. En Disney podían haber alegado que El Rey León tenía un sentido homenaje al trabajo de Tezuka, y habrían quedado como señores; pero no, prefirieron negar la evidencia.
Haciendo de abogado del diablo, hay que decir que la película de Disney también tiene una clara relación con el argumento de Hamlet, de William Shakespeare, e incluso con algunas otras obras de este escritor. Esta influencia sí que fue declarada en su momento. Aparte, todo buen aficionado debe saber que ciertos rasgos característicos del manga y el anime (los ojos enormes, por ejemplo) vienen de Tezuka y la fascinación que éste tenía por la Disney.

No hay comentarios:

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin