martes, 1 de enero de 2008

Yo fui un pre-otaku. 3ª parte y última

Más frescos en la memoria están los años 80 y el nuevo fenómeno que uinvadió la televisión: La Batalla De Los Planetas, aka Comando G, una space opera que enganchaba sin remedio. Muchos eran (éramos) los niños que tenían un reloj de plástico con una pegatina del logotipo de la serie -una G- y que en los momentos más inesperados lo miraban y gritaban "mutación!". Luego hemos sabido que algunas escenas violentas fueron convenientemente censuradas, tras el "escándalo" Mazinger Z. Muchas series siguieron apareciendo: las bucólicas El Bosque De Tallac o Banner y Flappi; Willie Fog, adaptación de La Vuelta Al Mundo En 80 Días; Sherlock Holmes, que está claro qué adaptaba; Ulises XXXI, versión espacial de La Odisea; Candy Candy y sus desbordantes e interminables lágrimas... Pero, aparte de Comando G, yo destacaría dos por su originalidad, sus inteligentes guiones para niños que gustaban por igual a los mayores y sus divertidos personajes: La Abeja Maya y Wickie el Wikingo (o Vicky el Vikingo).
Mención aparte merecen las bandas sonoras. Qué buena la rockera de Vicky, cantada en alemán! Casi siempre eran adaptaciones cantadas en castellano, aunque a veces eran enteramente obra de músicos españoles (creo que los inenarrables Mocedades eran los que hicieron la de Willie Fog), pero todas se pegaban como lapas. Seguro que muchos recordaréis no una, si ni varias.
Es interesante destacar que ninguna de estas series solía reflejar la cultura japonesa ni sus hábitos y costumbres. En ocasiones eran coproducciones y estaban hechas para poder ser masivamente exportables a Europa y el mundo; no pocas veces eran adaptaciones de novelas europeas (como Heidi, Marco y El perro de Flandes, que no lo mencioné antes) a modo de unos Clásicos Ilustrados. Tendría que pasar el tiempo para que lo más genuinamente japo fuera asimilado por occidente y estallara el boom del anime, ahora sí, en todo su esplendor oriental.
Entonces es cuando vendría el éxito de Dr. Slump, un tanto eclipsado más adelante por Dragon Ball... Pero, como suele decirse, eso es otra historia.

No hay comentarios:

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin